Visual thinking vs Design thinking

Es inevitable que las primeras veces que oigamos hablar de estos términos tendamos a pensar que son lo mismo pero en realidad es como mezclar churras con merinas. Es incluso probable que en tu empresa se empiece a hablar de “implementar el design thinking” cuando lo que quieren decir (y no lo saben) es que quieren empezar a usar herramientas de ‘visual thinking’ y por eso has llegado tú aquí, buscando la diferencia.

La infografía superior intenta resumir la diferencia entre estos anglicismos de una forma visual.

El objetivo de intentar presentar nuestras ideas de forma visual es aumentar la eficacia de nuestra comunicación puesto que supone un lenguaje común, simbólico, que facilita la colaboración y además permite mejorar la retención de la información. Y por si todo esto no fuera suficiente, sirve como catalizador de la creatividad y de la innovación.

Conocer este conjunto de herramientas nos permite identificar cuál o cuáles de ellas podemos poner en marcha en nuestro día a día sin la necesidad de modificar los procesos ni los flujos de trabajo establecidos.

‘Design thinking’ es una metodología de trabajo que tiene sus propios procedimientos y fases. Esta metodología está orientada a la innovación, a generar nuevas soluciones centradas en el usuario final. Las fases serían empatizar, definir, idear, prototipar y evaluar. Todas y cada una de estas fases puede estar apoyada por herramientas de ‘visual thinking’, pero no es necesario.

Si se quiere implementar el ‘design thinking’ en una empresa, estaremos hablando de preparar un cambio cultural en la empresa y un cambio de mentalidad, modificar los flujos de trabajo, reorganizar equipos.

Como puedes ver, las implicaciones de uno u otro término son muy diferentes y tal vez el primer paso para implantar el ‘design thinking’ sea aprender a usar y poner en práctica algunas herramientas de ‘visual thinking’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *